lunes, 20 de enero de 2014

LOU REED (II)


Lewis Allen Reed    (Brooklyn, 1942 – Southampton, 2013)



Men of Good Fortune


Los hombres de buena cuna
pueden llegar a provocar
el derrumbe de imperios enteros,
mientras que los de origen humilde
la mayoría de las veces
tienen las manos atadas.

El rico heredero aguarda
a que su padre estire la pata;
los pobres, mientras tanto,
siguen bebiendo y sollozan.
¿Y yo? A mí la verdad…,
la verdad es que nada me importa.

Los hombres de buena cuna
se ven a menudo impotentes,
mientras que los de origen humilde
muchas veces consiguen cosas;

se esfuerzan sinceramente
por comportarse como deben;
intentan bandearse
de la mejor manera que pueden;
no tienen papaíto rico
que les cubra la retaguardia.

Los hombres de buena cuna
llegan con frecuencia a provocar
el derrumbe de imperios enteros,
mientras que los de origen humilde
la mayoría de las veces
no pueden hacer nada.

El dinero hace dinero, o eso dicen;
pero mira los Ford,
¿no fue así como empezaron?
A mí de todos modos
nada de esto me importa.

Los hombres de buena cuna
querrían muchas veces morirse,
mientras que los de origen humilde
morirían por lo que los ricos tienen:

todas esas maravillas
que la vida puede ofrecer…;
quieren tener dinero,
y disfrutar a fondo la vida…
¿Y yo? A mí la verdad…,
la verdad es que nada me importa.

Hombres de buena cuna,
hombres de origen humilde.

Hombres de origen humilde,
hombres de buena cuna.



Versión libre de la letra en español: Roger Wolfe





No hay comentarios:

Publicar un comentario