domingo, 3 de agosto de 2014

EDGAR ALLAN POE


Edgar Allan Poe (Boston, 1809 – Baltimore, 1849)




BRIDAL BALLAD


The ring is on my hand,

And the wreath is on my brow;
Satin and jewels grand
Are all at my command,
And I am happy now.


And my lord he loves me well;
  But, when first he breathed his vow,
I felt my bosom swell-
For the words rang as a knell,
And the voice seemed his who fell
In the battle down the dell,
 And who is happy now.


But he spoke to re-assure me,
 And he kissed my pallid brow,
While a reverie came o'er me,
And to the church-yard bore me,
And I sighed to him before me,
Thinking him dead D'Elormie,

"Oh, I am happy now!"


And thus the words were spoken,
 And this the plighted vow,
And, though my faith be broken,
And, though my heart be broken,
Behold the golden token
 That proves happy now!


Would God I could awaken!
  For I dream I know not how!
And my soul is sorely shaken
Lest an evil step be taken,-
Lest the dead who is forsaken
 May not be happy now.










BALADA NUPCIAL



Luce el anillo ya en la mano mía,

la guirnalda la frente me decora,

de alhajas y organdís de gran valía

tengo llena en mi cuarto la alcancía,

 y soy feliz ahora.



Y mi señor me ama noche y día,

 pero al decirme ayer cuánto me adora,

sentí hincharse mi pecho con porfía,

pues sonó su palabra a profecía,

y su voz la de aquel me parecía

que en la guerra cayó donde la umbría,

y que es feliz ahora.



Pero serenidad él me ofrecía,

y besaba mi frente sufridora,

a la vez que un ensueño yo vivía

mientras hacia el altar me dirigía,

y frente a él suspiré con alegría,

porque el muerto D’Elormie lo creía,

 “¡Ah, soy feliz ahora!”



De este modo, los votos yo decía,

 todos ellos juré con voz traidora,

y aunque mi vieja fe ya sea baldía,

y aunque mi alma se quede tan vacía,

quién, al ver mi sortija, no diría

 que soy feliz ahora.



¡Si Dios quisiera yo despertaría!

 Puesto que de este sueño todo ignora

mi corazón, que vive en agonía

por miedo a que un mal paso sea mi guía

y que el difunto, por mi alevosía,

 no sea feliz ahora.



*Traducción de Raquel Lanseros



No hay comentarios:

Publicar un comentario