jueves, 28 de agosto de 2014

SIMONE HOMEM DE MELLO





KOUROS



De quem adia

com os olhos

(visionário)

o que acaba de

se gravar à pele:



deitado no chão,

o mármore

semilapidado,

dissimula-se às tantas

curvas do relevo,

esquecido do cinzel.



Divaga

(lisa malicia essa,

a que seus lábios

acabam de esboçar)

ainda ao alcance

das mãos, ainda

pouco depois de

a pedra romper,

quem o esculpia

se ausentou

a meio caminho:

e ele,

ele, tosco,

no descampado.



Do mármore, o grafismo

marca traços ausentes,

sua face, sempre outra,

à contraluz. sob um sol

eclipsado,

obscurece : repentino,

ele,

ofuscado pela sombra

interina

(que tanto se pensa

infinda quando passa)

deslembrado

de cada rèstia

de luz já vista.



Aquele instante era sem prazo:

lapso do restante,

não consentia

nenhum depois –

enquanto

o Kouros de Naxos

dorme em Melanes

sob tamariscos.



Aquela sombra o cégou.

e a boca, entreaberta,

soletrou

(os lábios incharam)

que o êxtase

é um corte.







KOUROS 





De quien aplaza

a los ojos

(visionario)

lo que acaba de

 grabarse en la piel:



echado en el suelo,

el mármol

medio labrado,

se confunde con las muchas

curvas del relieve,

olvidado del cincel.



Divaga

(sencilla sutileza esa,

la que sus labios

acaban de esbozar)

todavía al alcance

de las manos, todavía

al poco de

que la piedra se quebrara,

quien lo esculpía

se ausentó

a medio camino:

y él,

él, tosco,

a campo abierto.



Del mármol, el grafismo

marca trazos ausentes,

su rostro, siempre otro,

a contraluz, bajo un sol

 eclipsado,

oscurece: repentino,

él,

ofuscado por la sombra

interina

(que tanto se piensa

infinita mientras pasa),

olvidado

de cada rayo

de luz ya vista.



Aquel instante era sin plazo:

lapso de lo restante

no consentía

ningún después –

mientras

el Kouros de Naxos

duerme en Melanes,

bajo tamarises.



Aquella sombra lo cegó.

Y la boca, entreabierta,

deletreó

(los labios se habían hinchado)

que el éxtasis es un tajo.
   




    



                                                       *Traducción de Mario Grande


Simone Homem de Mello es poeta, libretista y traductora literaria. Su poesía está publicada en los libros Périplos (2005) y Extravio marinho (2010), así cpomo en antologías brasileñas y extranjeras. Ha escrito los libretos de las óperas Orpheus Kristall (composición de Manfred Stahnke, Munich, 2002), Keine Stille auβer der des Windes (composición de Sidney Corbett, Bremen, 2007) y UBU – Eine musikalische Groteske (composición de Sidney Corbett, Gelsenkirchen, 2012). Como traductora, se dedica a la poesía moderna y contemporánea en lengua alemana y a la obra del narrador austríaco Peter Handke. Tras casi dos décadas de permanencia en Berlim, Alemanha, vive - desde 2011 - en São Paulo, la ciudad donde nació.


Fotografía de Gabriela Pelosi




 

Mario Grande nació en Bilbao. Es traductor y escritor. Entre los autores traducidos, Dino Buzzati, Natalia Ginzburg, Charles De Gaulle, Ana Maria Machado, Dodie Smith. En la actualidad, como parte de Atalaire®, trabaja en la traducción de la obras completas de la autora portuguesa Maria Gabriela Llansol. Su última obra de ficción es Caminos sin Santiago (2013).  Para leer otras traducciones de Mario Grande en La Galla Ciencia, pinchad aquí.





No hay comentarios:

Publicar un comentario