miércoles, 2 de marzo de 2016

ROBERT MELAÇON II



Le rêve du fleuve
se dissipe à peine.
J’émerge de sa lumière
sans ombre comme un nageur
de l’étreinte de l’eau.
Je me penche à la fenêtre
et l’étrangeté
du matin me surprend.
Dans la rue sans bruit coule
l’aube, cette eau sans rive.



Despertar


El sueño del río
apenas se disipa.
Yo emerjo de su luz
sin sombra como un nadador
del abrazo del agua.
Me inclino en la ventana
y la extrañeza
de la mañana me sorprende.
En la calle sin ruido se escurre
el alba, esa agua sin orilla.





Lieu


Chemin vers la lumière, cette absence
Le seuil du jour où le noir
Se défait, où la clarté
N’est pas encore. Seul ce froid.
Ce rien n’est pas exil mais le seul lieu
Où être. Ce rien sans mémoire.
Sans l’herbe, sans la voie lactée,
Sans les nuées, sans la vibration
Du bleu dans les feuilles



Lugar


Camino hacia la luz, esta ausencia
el umbral del día en donde el negro
se deshace, donde la claridad
no existe todavía. Solamente este frío.
No es exilio esta nada sino el único sitio
donde ser. Esta nada sin memoria.
Sin la hierba, sin la vía láctea,
sin los nubarrones, sin la vibración
del azul en las hojas.







Robert Melançon. Desde la aparición de Peinture aveugle (1978) Robert Melançon emergió en el contexto de una poesía quebequense en plena ebullición. Su acercamiento a los márgenes de calma del espacio urbano, pero sobre todo su atención delicada por la observación fueron nutridas por su destacado conocimiento de la pintura y las artes plásticas. Para este poeta, traductor y profesor de la Universidad de Montreal el ojo es un órgano central. Quizás la aparición sea el término de uno de los aspectos cruciales del ejercicio poético de Melançon. En ese suceso, la luz baña el volumen y la forma propiciando el lento y delicado surgimiento del mundo, inmerso en el color. Ahora retirado en algún jardín a las afueras de Montreal, Melançon recibió el Premio del Gobernador General dos veces: tanto por poeta como por traductor (junto a Charlotte Melançon). Peinture aveugle (1978)  Le paradis des apparences (2004).









Víctor Bermúdez. Mexicali, 1986. Doctorando en Teoría de la literatura. Investiga en el grupo ILICIA: Inscripciones literarias de la ciencia (Universidad de Salamanca) y en el programa Mestizajes. Transitando las fronteras entre arte, ciencia y literatura (Donostia International Physics Center). De 2010 a 2013 fundó y dirigió la revista Periplo. En diversas revistas ha publicado traducciones de Lorand Gaspar, Bernard Noël, Salah Stétié y Heather Dohollau, entre otros. Sostiene el blog de traducción literaria The light passenger.








No hay comentarios:

Publicar un comentario