miércoles, 28 de septiembre de 2016

EMILY BRONTË


EMILY BRONTË (1818-1848)




THE VISIONARY

Silent is the house: all are laid asleep:
One alone looks out o’er the snow-wreaths deep,
Watching every cloud, dreading every breeze
That whirls the wildering drift, and bends the groaning trees.

Cheerful is the hearth, soft the matted floor;
Not one shivering gust creeps through pane or door;
The Little lamp burns straight, its rays shoot strong and far:
I trim it well, to be the wanderer’s guiding star.


Frown, my haughty sire! Chide, my angry dame;
Set your slaves to spy; threaten me with shame:
But neither sire nor dame, nor prying serf shall know,
What angel nightly tracks that waste of frozen snow.

What I love shall come like visitant of air,
Safe in secret power from lurking human snare;
What loves me, no Word of mine shall e’er betray,
Though for faith unstained my life must forfeit pay.

Burn, then, little lamp; glimmer straight and clear-
Hush! a rustling wing stirs, methinks the air:
He for whom I wait, thus ever comes to me;
Strange Power! I trust thy might; trust thou my constancy.
   

Emily Brönte  
9 October 1845



LA SOÑADORA


Traducción del inglés: Mario Grande
En silencio está la casa; todos se han echado a dormir:
Una sola escruta por encima de las coronas de nieve,
Atenta a cada nube, temerosa de cada soplo de aire
Que sacude las matas silvestres y comba los rumorosos árboles.

Acogedora es la chimenea, suave el suelo alfombrado;
Ni una ráfaga estremecedora entra por cristal ni puerta;
El farolillo luce con claridad, sus rayos llegan fuerte y lejos:
Lo despabilé bien, para estrella guía del errante.

¡Censuradme, mi altivo señor! Reprendedme, mi enojada señora;
Poned vuestros esclavos a espiarme; amenazadme con el oprobio:
Que ni señor ni señora ni entrometido siervo sabrá
Qué ángel sigue la señal nocturna por tan vasta inmensidad de nieve helada.

Mi amor vendrá cual visitante del aire,
Protegido por un secreto poder de las asechanzas humanas;
A mi amor ninguna palabra mía traicionará jamás,
Aunque por esa fidelidad inquebrantable mi vida deba pagar una prenda.

Luce, pues, farolillo; reluce puro y claro –
¡Silencio! El batir de un ala, me parece, agita el aire:
Quien espero viene siempre a mí de este modo;
¡Extraño Poder! Confío en vuestra fuerza, confiad vos en mi constancia.


*Traducción de Mario Grande.


1 comentario:

  1. Muchas gracias.
    Arrebatado,desafiante,misterioso....: ¡ojalá fuera así alguno de mis poemas de amor!

    ResponderEliminar